Nuestra vision

El vendedor: una constante en la historia

Por más de 5000 años, los hombres han estado comerciando.
Caravanas, rutas marítimas, ferias y mercados han forjado nuestra civilización.

Entre los primeros intercambios de mercaderes sumerios y la llegada de los grandes almacenes a finales del siglo XIX, los fundamentos de los intercambios se mantuvieron idénticos:

  • una oferta
  • un comprador
  • un vendedor

La ausencia de un vendedor

En el modelo digital, los vendedores fueron olvidados.

Mientras que el número de productos disponibles literalmente ha explotado (por ejemplo, la oferta de Amazon ha aumentado de 5 millones de productos en 2000 a más de 550 millones en 2018), todavía no ha aparecido ningún vendedor.

Durante mucho tiempo se creyó que el cliente “se cuidaría a sí mismo” utilizando:

  • filtros basados en criterios técnicos que requieren – por definición – un dominio del universo de productos, que los clientes no tienen para una compra que rara vez se hace (un seguro de vida, una lavadora, un radiador…), o para los que el campo es tan amplio que las posibilidades son demasiado numerosas (vinos…),
  • los comentarios de los clientes, que no se corresponden necesariamente con sus criterios,
  • guías técnicas de compra – editoriales – que los consumidores deben leer primero y luego transponer a los criterios técnicos de selección.

Esta sobreabundancia de opciones crea más perplejidad y estrés que tranquilidad.

En las tiendas físicas, esta sobreabundancia crea dificultades a los vendedores o a los agentes de los centros de llamadas, para los que resulta difícil conocer la oferta lo suficientemente bien como para satisfacer las necesidades de asesoramiento de los consumidores.

soyooz nació de esta necesidad de reencarnar al vendedor:

esta abundancia de oferta, unida a una demanda cada vez mayor por parte de los consumidores, obliga a las marcas y a los distribuidores a acompañar a sus clientes para que no se queden solos a la hora de elegir……

… para eso existe soyooz